_MG_0061.jpg

San Eduardo Joyeros

NUESTRA HISTORIA

La historia de la joyería San Eduardo se remonta al siglo pasado, cuando la Marquesa de San Eduardo inauguró en el año 1982 su primer espacio. En un principio estaba ubicada en el número 5 de la calle de Serrano en Madrid. No fue hasta principios de los años 80 cuando se trasladó a su actual ubicación en la calle de Ayala, 7. Los primeros clientes fueron amigos directos de la familia, pero el boca a boca, la exclusividad de sus diseños y la alta calidad de sus piezas, hicieron que se ampliara de forma considerable el número de su clientela

 

Algunos de los primeros diseños de San Eduardo se convirtieron rápidamente en modelos muy solicitados, como La Favorita, una sortija de brillantes realizada con oros de tres colores; La Libélula, una cadena de oro blanco y amarillo, también con brillantes; La Cadena, con zafiros, esmeraldas y rubíes de diferentes tallas; y La Burbuja del Éxito, confeccionada con oro y brillantes de talla esmeralda. Hoy son grandes clásicos. De aquella época queda una pieza llamada La Mosquita, de la cual se siguen haciendo en la actualidad broches y pendientes en oro amarillo, acompañados de una esmeralda o un zafiro. 

El carácter pionero de la joyería atrajo la atención de los amantes de las joyas exclusivas al introducir en España piezas procedentes de las marcas más innovadoras dentro del panorama internacional. Nuestra selección de diseños y materiales, y las creaciones propias, se convirtieron en una novedad absoluta para el mercado español. De esta forma, San Eduardo se coronó como la joyería más sofisticada de Madrid, atrayendo hasta sus vitrinas a todo tipo de celebridades.

La cuidada atención al cliente, los innovadores diseños y la calidad de las piezas hacen de San Eduardo un referente en el mundo de la joyería nacional e internacional. Una vez que se entra en la joyería se brinda la oportunidad de vivir una experiencia exclusiva donde el oro, los diamantes, los rubíes y un sinfín de materiales y piedras preciosas moldean formas únicas.